La Estatua de la Libertad

 La Estatua de la Libertad, que se encuentra en la isla de la Libertad, al sur de Manhattan, es uno de los monumentos más importantes de Nueva York y de Estados Unidos; este monumento fue un regalo del pueblo de Francia al país norteamericano para conmemorar los 100 años de amistad franco-americana, así como el centenario de la independencia de Estados Unidos.

Sobre el año 1865 el jurista y político francés Édouard René Lefebvre de Laboulaye propuso hacer este obsequio y pidió al escultor Frédéric Auguste Bartholdi que la construyera. Tuvieron que pasar 4 años para que el proyecto comenzara a tomar forma. Bartholdi inició el trabajo en 1870 y lo primero que hizo fue decidir su diseño y su lugar de implantación; para ello, viajó a EEUU donde divisó el lugar en Nueva York: la isla de Bedloe, actual Liberty Island (Isla de la Libertad). La elección del rostro de la estatua dio muchos quebraderos de cabeza a Bartholdi que, finalmente, se decidió por darle las adustas facciones de su madre; otro problema era encontrar los materiales adecuados para construir una estatua que resistiera la intemperie y, a la vez, fuera ligera para transportarla por el mar y, por ello, se inspiró en el Coloso de Rodas que era hueco y estaba revestido en bronce. El trabajo debía estar terminado en 1876, fecha del centenario de la independencia estadounidense; sin embargo, esto nunca fue posible y hubo que esperar hasta 1886, 10 años después, para ver la inauguración de la estatua.

Frederic_Auguste_Bartholdi1898
Frédéric Auguste Bartholdi    Sin Copyright

Para entender mejor su elección, nada mejor que una cita del propio Bartholdi:

“El puerto de Nueva York es el lugar perfecto, porque es donde la gente obtiene su primer punto de vista del Nuevo Mundo.” Y refiriéndose a la ubicación exacta: “he encontrado un punto admirable en la isla de Bedloe, en el centro de la bahía… es por así decirlo, la puerta de entrada a Estados Unidos”

Durante la construcción de este monumento hubo muchos contratiempos. El principal problema surgió con el dinero; éste no llegaba y el propio Bartholdi estuvo buscando parte de los fondos durante su viaje a EEUU, donde promovió con entusiasmo el boceto y un modelo que llevaba de la estatua tal y como aparecería en la isla. Se reunió con grandes personalidades estadounidenses de la época, incluido el presidente Ulysses S. Grant, y todos ellos parecían receptivos con la idea de la estatua, pero nadie estuvo dispuesto a ayudar con grandes cantidades de dinero.

De regreso a Francia, inmersa en plena Tercera República, Bartholdi estimó en 400.000 dólares la cantidad necesaria para construir la estatua. El dinero escaseaba y el trabajo se paraba con frecuencia por falta de fondos. Debido al enorme coste del proyecto, finalmente se decidió que el coste de la estatua sería sufragado por Francia, y el pedestal sobre el que se asentase estaría financiado y construido por los americanos, aunque esto no fue tampoco la solución…

El dinero seguía sin llegar y para superar este problema se creó en 1874 la llamada Unión Franco-Americana, con el propósito de organizar la recaudación de fondos para la construcción del monumento. Para ello se utilizaron todos los medios de la época: artículos en la prensa, espectáculos, banquetes, impuestos y una lotería que fue el medio de mayor éxito ya que los premios fueron muy cuantiosos, entre ellos, dos obras del propio Bartholdi.

Con parte del problema económico solucionado, era momento de terminar la estatua, en concreto el diseño de su estructura interna, y el elegido para esta tarea fue Gustave Eiffel que aún no había construido su famosa obra.

Resultado de imagen de construcción estatua de la libertas
Construcción de la Estatua de la Libertad        Sin Copyright

La escultura se completó en Francia en julio de 1884, pero no fue hasta 1885 cuando llegó a la bahía de Nueva York. El plan era desmontarla una vez completada y enviarla por mar a los Estados Unidos; una vez allí, se montaría sobre el pedestal en la Isla de Bedloe. Pero las obras avanzaban a paso lento y además en septiembre de 1884 las obras cesaron por falta de fondos. Como el dinero no aparecía por ninguna parte Boston, Cleveland, Filadelfia, y San Francisco comenzaron a competir para traer la Estatua de la Libertad a sus ciudades.

Fue entonces cuando emergió la figura de Joseph Pulitzer, director del periódico New York World que durante más de cinco meses, desde el 16 de marzo de 1885, pidió a sus lectores día tras día que enviaran lo que pudieran y, además, cada persona que contribuyera recibiría una mención en el periódico. Su llamada fue escuchada y el 11 de agosto de 1885 se habían recaudado 120.000$. Finalmente la estatua viajaría a Nueva York.

El desmantelamiento comenzó en enero de 1885. La estatua fue enviada a Rouen en tren y bajó por el Río Sena en barco antes de su llegada al puerto de Le Havre; llegó a Nueva York el 17 de junio de 1886, a bordo de una fragata francesa llamada “Iserese” y recibió una bienvenida triunfal. Para hacer posible la travesía por el Atlántico, la estatua fue desmantelada en 350 piezas, divididas en 214 cajas.

El 28 de octubre de 1886, la Estatua de la Libertad fue inaugurada en Nueva York por su creador, F.A. Bartholdi. El día fue declarado festivo y a pesar de la lluvia y la niebla, más de un millón de personas salieron a las calles de Nueva York para celebrarlo. Al acto asistieron dignatarios de ambos países: en representación de los Estados Unidos el presidente Grover Cleveland y su gabinete, así como el gobernador de Nueva York y su personal y por parte de Francia asistió su embajador, acompañado por el Comité Francés.

Resultado de imagen de estatua de la libertad hd
Estatua de la Libertad                                                                     Sin Copyright

La Estatua de la Libertad cuenta con 354 escalones hasta la cima, 25 ventanas de la corona cuyos siete rayos representan los siete mares y continentes del mundo. La tableta que la estatua sostiene en su mano izquierda dice en números romanos “4 de julio de 1776.” (JULIO IV MDCCLXXVI), la fecha de la independencia de Estados Unidos.

El peso total de cobre en la estatua es de 31 toneladas, y el peso total del acero es de 125 toneladas; el del pedestal de hormigón es de 27.000 toneladas y desde el suelo hasta la punta de la antorcha, la Estatua de la Libertad mide 92,9 metros.

Las palabras del presidente Cleveland el día de su inauguración muestran el sentimiento estadounidense desde ese día: “No hay que olvidar que la libertad ha hecho aquí su casa…”

BIBLIOGRAFÍA

Claudio P. Historia Argentina y Universal-Biografías, Ciencia y Geografía. Consultado el 24/03/2017 de: http://historiaybiografias.com/estatua/

CNN Español (18 de junio 2015). Se cumplen 130 años de la llegada de la Estatua de la Libertad a Estados Unidos. CNN en Español. Recuperado el 24/02/2017 de: http://cnnespanol.cnn.com/2015/06/18/se-cumplen-130-anos-de-la-llegada-de-la-estatua-de-la-libertad-a-estados-unidos/

Alejo T. (2016). 21 Wonders. Consultado el 24/03/2017 de https://www.21wonders.es/historia/historia-de-la-estatua-de-la-libertad/

Noelia Fernández Alonso

Advertisements

4 comentarios en “La Estatua de la Libertad

  1. Muy buena entrada Noelia! Ya sabía que la Estatua de la Libertad, uno de los monumentos más característicos de los Estados Unidos, había sido regalada por los franceses, pero no me podía imaginar que hubiese tanta historia detrás. Es muy interesante saber el motivo de su construcción y datos como que la forma de la cara se basó en las facciones de la madre del artista o que los rayos de la corona representan los siete mares. Gracias por ampliar nuestros conocimientos sobre esta famosa estatua.

    Gústame

  2. Ola Noelia!
    Resultoume moi curioso o feito que comentaches sobre as peticións do periódico de Nova York ós seus lectores para que contrubuísen economicamente para levar a estatua alí e tamén o número de caixas nas que se tivo que distribuír a estatua.
    Un saúdo,
    Karen

    Gústame

    • Ola Karen!
      A verdade é que costou moito construír a Estatua da Liberdade. Houbo moitos problemas durante a súa construcción, sobre todo económicos pero tamén debido a súa magnitude e aos materiais necesarios para construíla así que precisaban de toda axuda posible.

      Gústame

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s