Irlanda y el rock, más que U2

Si hablamos de Irlanda dentro del rock, lo primero que se nos viene a la cabeza es la banda de Dublín liderada por Bono, pero lo cierto es que de este país han salido bastantes artistas notorios e incluso estilos.

Las primeras manifestaciones del rock en Irlanda fueron a través de las particulares Showbands: grupos de versiones beat, country y rock and roll, cuyo objetivo principal era hacer bailar a la gente. En estos conjuntos típicos de Irlanda se forjaron artistas del calibre de Rory Gallagher  o el norirlandés Van Morrison.

Ya en los años 70, surge una de las primeras bandas irlandesas en lograr éxito internacional. En pleno auge del rock duro, Thin Lizzy irrumpió en el panorama internacional con su versión de la canción tradicional Whiskey in the jar; éste no sería el único caso de incursión del folk irlandés en el rock, pues por esa época también se formó Horslips, considerados la primera y más importante banda de rock celta. He aquí un punto de inflexión, puesto que la influencia de la música y la cultura irlandesa en el rock de la isla e incluso de fuera no cesará a partir de entonces, ya sea en la música o en las letras —ejemplos posteriores serían The Pogues (británicos) o los mismísimos U2, como se menciona en el artículo de mi compañero: Evolución e influencia musical na República de Irlanda; y ya en los 90 The Cranberries, The Corrs o los Dropkick Murphys (americanos)—.

Los años 80, además de ser la época en la que U2, sin duda la banda más exitosa de Irlanda , alcanza el estrellato, la cantante Sinnead O’Connor empieza a coger fama y Gary Moore (ex-guitarrista de Thin Lizzy) brilla como solista. También empieza a coger forma el fenómeno más extraño del rock irlandés, los dublineses My Bloody Valentine, creadores del género llamado shoegazing, en el que las melodías pop y las voces casi susurradas se ahogan en guitarras altamente distorsionadas, este tipo de música influiría a toda una oleada de bandas en Reino Unido y más tarde al resto del mundo —en España, un buen ejemplo sería el grupo Triángulo de Amor Bizarro—.

My Bloody Valentine lanzarían su obra maestra, el álbum Loveless, ya entrados los 90, década en la que los ya mencionados The Cranberries y Sinnead O’Connor alcanzarían su pico de fama. En estos años, durante la explosión del britpop, surgiría en el Ulster norirlandés la banda Ash, que combinó la influencia de bandas británicas como Oasis con el pop punk que se empezaba a hacer en Estados Unidos, creando así su sello de identidad. En cuanto a los 2000, con el auge de internet, surgen un gran número de bandas de distintos estilos, siendo quizás la más destacable The Script, mientras que muchas de las anteriores siguieron cosechando un éxito moderado; pero sin duda el gran avance de esta década es la creación de festivales como el Electric Picnic en Stradbelly (Condado de Laois), que está considerado uno de los mejores de Europa.

Espero que haya servido para dar un poco a conocer lo más destacado que se hizo y sobre todo, que se aportó en Irlanda al mundo del rock. Slán agaibh!

Manuel Alejandro Casal Dosil

Advertisements

2 comentarios en “Irlanda y el rock, más que U2

  1. Me alegro de que te hayan gustado, Rafa, ya que con su música se marca un punto de inflexión en el panorama rockero irlandés, y bandas tan seguidas como los Dropkick Murphys le deben mucho a los Horslips. La genuina fusión que hacen del rock con la música tradicional tiene una autenticidad difícil de encontrar en otros grupos.

    Saludos.
    Manuel Alejandro Casal Dosil.

    Gústame

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s